Vivir con dolor crónico

Después de mi stroke, una de las consecuencias más agravantes, ha sido tener que vivir con dolor crónico. Antes de esto había experimentado dolores de cabeza, quizá un dolor de espalda fastidioso de vez en cuando, pero mi cuerpo se transformó con el stroke y llegó el dolor crónico.

¿Cómo se define el dolor crónico? Pues el mismo nombre te lo dice, un dolor de presencia permanente o casi permanente en tu vida. Lo peor de vivir con dolor crónico no es el dolor en sí, sino los estragos que tiene en tu vida.

 

Crónica de un dolor crónico

Lo normal para cualquier mamá es levantarse, alistar a los niños para la escuela, arreglarse para trabajar, finalizar la jornada de trabajo y volcarse a poner la casa en orden, hacer la cena, ayudar a los niños con las tareas antes de finalizar el día y comenzar de cero en el siguiente amanecer.

Pero imagina que desde que abres los ojos sientes dolor en alguna parte de tu cuerpo. Que levantarte de la cama implica un gran esfuerzo. Sentarte en el computador a trabajar te agrava el dolor (y no hay mucho que puedas hacer para evitarlo). Que lavar los platos o hacer la cena implica que te mantengas de pie, cambiando la postura cada dos minutos para no agravar el dolor que sientes que no te deja respirar. Eso y mucho más es vivir con dolor crónico.

Los médicos te mandan más y más medicamentos, te aconsejan hacer más ejercicios y terapias, pero sabes que los medicamentos cada día te ayudan menos y el ejercicio si no es guiado, te empeora.

Entras en un círculo vicioso en el que lo único que sientes por días y días es, dolor.

 

Consejos para vivir con dolor crónico

Dependiendo de lo que sea la causa de tu dolor, alguna de las siguientes técnicas debería ayudarte.

  1. Levántate de la cama con calma, y dale tiempo a tus músculos de incorporarse y estirarse. Pararte de la cama de golpe puede producir contracciones que te molestarán el resto del día.
  2. Toma café: si sufres de migrañas y jaquecas, tomar 1 taza de café en las mañanas puede ser de gran ayuda, siempre y cuando no esté contraindicado por tus médicos. El café es un vasodilatador, así que ayuda con los dolores de cabeza (pero puede ser peligroso con otras patologías).
  3. Camina, estírate: hazlo despacio a tu ritmo, puede ser incluso alrededor de tu casa. Cambiar de postura de forma constante ayuda a evitar que los dolores se hagan más intensos. Esto es particularmente importante si trabajas largas jornadas sentada en la computadora.
  4. Adecúa tu espacio de trabajo: mantén la computadora lo más cercano al nivel de tus ojos (para que no tengas que bajar la cabeza para leer en la pantalla). Busca una silla ergonómica o lo que mejor resulte para ti. Hay quienes prefieren rotar entre trabajar sentados en escritorio, el sofá e incluso la cama. Al final lo que importa es que tu cuerpo se sienta lo más cómodo posible mientras estás en la computadora.
  5. Consulta con tu médico qué ejercicios pueden ser beneficiosos para tu condición: la natación por lo general es recomendado para casi todos los pacientes con dolor crónico, porque trabajar en el agua favorece los músculos, los relaja. Yoga y Tai Chi (o las formas más suaves de Yoga) también pueden ser buenas opciones. Las caminatas también te pueden beneficiar. Lo importante aquí es que, sea cual sea el ejercicio que inicies, entiendas que debes hacerlo poco a poco, a tu ritmo y sin pretensiones de convertirte en atleta olímpico.
  6. El aumento de peso casi siempre viene como un plus cuando tienes que vivir con dolor crónico; es lógico, cada vez te mueves menos y un cuerpo inactivo es un cuerpo que sube de peso. Muchos especialistas te dirán “pero baja de peso” como que si es algo sencillo, pero si tienes tiempo viviendo con dolor crónico, sabes que no es así. Sin embargo, puedes buscar un nutricionista o consejero nutricional que entienda tu situación y te adapte un régimen alimenticio que te beneficie. No se trata sólo de “hacer dieta”, se trata de comer cosas que desinflamen tu cuerpo, que le brinden los nutrientes que necesita para luchar de forma más natural en contra del dolor. Y que en consecuencia, te permita bajar de peso, disminuyendo el impacto sobre el cuerpo.

 

¿Hay alguna otra cosa que haces para vivir con dolor crónico? ¿Qué tipo de dolor sufres, cuál es la causa? ¡Quiero escucharte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *