Síndrome de la ama de casa o mamá cansada

Alguna vez escuchaste hablar del Síndrome de la ama de casa.  Sabías que la maternidad aunada a las labores rutinarias del hogar es uno de los trabajos más exigentes y demandantes que existe.  Si le preguntan a cualquier madre- ama de casa del mundo, qué es lo que más extraña de su vida anterior, seguramente dirá “tiempo para mí”.

De acuerdo al Instituto de Gerontológico de España, “el síndrome del ama de casa es el trastorno psicológico más común y es, en su punto de partida, una síntesis de las cuatro situaciones depresivas por excelencia: la separación o pérdida de un ser querido, el estrés crónico, el aislamiento y la inestabilidad”.

Para los especialistas, las causas de este trastorno del Síndrome de la ama de casa  radican en las labores rutinarias, monótonas y desgastantes que las mujeres que se quedan todo el día en el hogar, suelen hacer.

Hablamos de limpiar, levantar objetos una y otra vez, mover muebles pesados, lavar, cocinar, planchar, educar a uno o más hijos a la vez, agacharse continuamente, hacer las camas… y demás actividades que no sólo tienen un impacto directo en la salud física de la mujer (dolores de espalda, caderas, migrañas), sino también en su salud mental (irritabilidad, estrés, mal humor, depresión, insomnio, agotamiento emocional, etc), todo desemboca en el Síndrome de la ama de casa.

 

Señales del síndrome de la ama de casa

El Instituto de Gerontológico de España en su página web, señala los siguientes signos de alerta.

· Inquietud interior (desasosiego, inseguridad)

· Tensión motora (temblores, dolores musculares, espasmos, incapacidad para relajarse, tics, rostro constreñido)

· Permanente estado de alerta (hipervigilancia).

· Expectación negativa (preocupaciones, miedos, anticipación de desgracias para uno mismo y para los demás)

· Irritabilidad, impaciencia, irascibilidad, estado de alteración.

· Temor a la muerte, temor a la locura, temor a perder el control.

· Quejas somáticas: palpitaciones, opresión precordial, sequedad de boca, hipersudoración, dificultad respiratoria, pellizco gástrico, escalofríos, oleadas de calor y de frío, manos sudorosas, sensación de mareo o vértigo, colitis, micciones frecuentes.

 

Causas principales del síndrome de la ama de casa

– Exceso de trabajo.

– Rutinas impuestas por largos períodos

– Falta de reconocimiento.

– Falta de compensación.

– Nivel de autoexigencia.

 

Cómo superar el síndrome de la ama de casa

Los especialistas recomiendan primero que todo tomar conciencia de la situación por la cual se está atravesando, reconocer que hay un problema y que necesitan ayuda.

En este sentido, el auxilio puede ir desde acudir a terapias psicológicas, holísticas o consejería familiar y/o orientación con un líder espiritual (dependiendo de cada religión).

Asimismo se invita a la realización de actividades de esparcimiento y disfrute e interacción social tales como.

  • Hacer alguna actividad física
  • Aprender algo nuevo en un taller, curso o programa de estudio
  • Inscribirse en un club para madres a fin de hacer nuevas amistades y compartir intereses comunes
  • Formar parte de una organización, comunidad o fundación

Finalmente es de vital importancia que las madres bajen su nivel de autoexigencia, abandonen el sentimiento de culpa y aprendan a disfrutar el momento que están viviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *