Perfil del autismo

Descubriendo el perfil  del autismo

El 18 de diciembre de 2007 La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial del Autismo (World Autism Awareness Day), con el objetivo de dar a conocer la necesidad imperante de mejorar la calidad de vida de los niños y adultos autistas.

El autismo se define como un trastorno neurológico complejo que dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como Trastornos del Espectro Autista (ASD por sus siglas en inglés). Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas.

De acuerdo a la opinión de la psicóloga clínica Alicia Nuñez  “El autismo interfiere en la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos”.

De acuerdo a  Nuñez en  la clasificación más reciente del autismo no se incluye el Síndrome de Asperger dentro de los trastornos del espectro autista. Sin embargo, normalmente el autismo se clasifica según la severidad en tres niveles:

  • Nivel 3: Requiere un apoyo muy substancial. Déficits severos en habilidades de comunicación social verbal y no verbal que causan alteraciones severas en el funcionamiento, inicia muy pocas interacciones y responde mínimamente a los intentos de relación de otros. Por ejemplo, una persona con muy pocas palabras inteligibles que raramente inicia interacciones sociales, y que cuando lo hace, realiza aproximaciones inusuales únicamente para satisfacer sus necesidades y sólo responde a acercamientos sociales muy directos. La inflexibilidad del comportamiento, la extrema dificultad afrontando cambios u otros comportamientos restringidos/repetitivos, interfieren marcadamente en el funcionamiento en todas las esferas. Gran malestar o dificultad al cambiar el foco de interés o la conducta.
  • Nivel 2: Precisa un apoyo substancial. Déficits marcados en habilidades de comunicación social verbal y no verbal; los déficit sociales son aparentes incluso con apoyos; inician un número limitado de interacciones sociales; y responden de manera atípica o reducida a los intentos de relación de otros. Por ejemplo, una persona que habla con frases sencillas, cuya capacidad para interactuar se limita a intereses restringidos y que manifiesta comportamientos atípicos a nivel no verbal. El comportamiento inflexible, las dificultades para afrontar el cambio, u otras conductas restringidas/repetitivas, aparecen con la frecuencia suficiente como para ser obvios a un observador no entrenado e interfieren con el funcionamiento en una variedad de contextos. Gran malestar o dificultad al cambiar el foco de interés o la conducta.
  • Nivel 1: Necesita apoyo. Sin apoyos, las dificultades de comunicación social causan alteraciones evidentes. Muestra dificultades iniciando interacciones sociales y ofrece ejemplos claros de respuestas atípicas o fallidas a las aperturas sociales de otros. Puede parecer que su interés por interactuar socialmente está disminuido. Por ejemplo, una persona que es capaz de hablar usando frases completas e implicarse en la comunicación pero que a veces falla en el flujo de ida y vuelta de las conversaciones y cuyos intentos por hacer amigos son atípicos y generalmente fracasan. La inflexibilidad del comportamiento causa una interferencia significativa en el funcionamiento en uno o más contextos. Los problemas de organización y planificación obstaculizan la independencia.

 

Perfil del niño con autismo

Las señales por las cuales podemos reconocer a un niño con autismo son varias. La Psicóloga Alicia Nuñez clasifica estas características de la siguiente forma:

Déficits persistentes en comunicación social e interacción social: básicamente a los individuos con TEA se les dificulta la comunicación verbal, en algunos casos siendo totalmente no verbales (no hablan, pero entienden a la perfección lo que sucede en su entorno). Al estar afectada el habla, la interacción social también se ve perjudicada.

Déficits en reciprocidad socio-emocional; rango de comportamientos que, por ejemplo, van desde mostrar acercamientos sociales inusuales y problemas para mantener el flujo de ida y vuelta normal de las conversaciones; a una disposición reducida por compartir intereses, emociones y afecto; a un fallo para iniciar la interacción social o responder a ella. 

Déficits en conductas comunicativas no verbales usadas en la interacción social; rango de comportamientos que, por ejemplo, van desde mostrar dificultad para integrar conductas comunicativas verbales y no verbales; a anomalías en el contacto visual y el lenguaje corporal o déficits en la comprensión y uso de gestos; a una falta total de expresividad emocional o de comunicación no verbal. Aunque a la gran mayoría de los individuos con autismo se les dificulta la comprensión de las interacciones sociales y no comprenden expresiones coloquiales o de doble sentido (debido a la literalidad de su proceso de pensamiento), esto no quiere decir que son carentes de emociones. La dificulta de expresar sentimientos o emociones no es lo mismo a no sentirlas.

Déficits para desarrollar, mantener y comprender relaciones; rango de comportamientos que van, por ejemplo, desde dificultades para ajustar el comportamiento para encajar en diferentes contextos sociales; a dificultades para compartir juegos de ficción o hacer amigos; hasta una ausencia aparente de interés en la gente. Los intereses de los individuos con autismo pueden ser muy limitados. Esta limitación, así como las diferencias en su proceso de percepción y pensamiento, hacen que la integración en juegos, relaciones y conversaciones, pueda ser muy difícil, o requiera de un proceso consciente de concentración (carente en la temprana infancia).

 

Diagnóstico y tratamientos del autismo

De acuerdo a Nuñez, el diagnóstico debe realizarlo un equipo de especialistas conformado por pediatra, neuropediatra y psicólogo clínico infantil. “Esto puede hacerse después de los 3 años con instrumentos de evaluación específicos, de aquí la  importancia de acudir a los especialistas al observar síntomas que les haga pensar que están en presencia de un Trastorno del Espectro Autista y por supuesto  poner en práctica los tratamientos lo antes posible”.

En relación a tratamientos y terapias, Nuñez nos habla de tres intervenciones. La primera, intervenciones conductuales educativas, que consisten en una serie de sesiones cuyo objetivo es la obtención de capacidades intensivas y de alta estructuración, orientadas a que los sujetos desarrollen habilidades sociales y del lenguaje. Se suele emplear el Análisis Conductual Aplicado (Terapia ABA, por sus siglas en inglés).

“La terapia incluye también a las personas que conforman el entorno del sujeto (padres, hermanos, educadores, etcétera), a fin de prestar un apoyo a estos en el desarrollo de la vida diaria con una persona diagnosticada de trastorno autista y en la adquisición de habilidades para relacionarse con esta persona”, afirma esta especialista.

Luego están las intervenciones emocionales y psíquicas, que tienen como objetivo la adquisición y desarrollo de habilidades emocionales de expresión y reconocimiento de sentimientos, desarrollo de la empatía… Al igual que las intervenciones sociales educativas, la terapia incluye el círculo social cercano, con los que se trabaja también la expresión de sus sentimientos, frustraciones, impresiones, etcétera, hacia el sujeto con trastorno autista.

Y finalmente  están los medicamentos, para lo cual Nuñez asevera que no existen fármacos específicos para el tratamiento del trastorno autista, por lo que se emplea siempre terapia paliativa de la sintomatología desarrollada por el sujeto, usualmente en la adolescencia o edad adulta.

“Si existen convulsiones, se prescriben uno o varios anticonvulsivos específicos, y si existe impulsividad o hiperactividad, se recurre al empleo de medicamentos de uso habitual en pacientes con trastorno de déficit de atención. Los medicamentos más habituales administrados a estos pacientes son los ansiolíticos, antidepresivos y los empleados en el trastorno obsesivo-compulsivo” señala la psicóloga.

Es también importante destacar la creciente corriente de la llamada intervención biomédica o tratamiento biomédico, en el cual se recurre a un enfoque más natural para ayudar a tratar determinados síntomas del Trastorno del Espectro Autista, con suplementos vitamínicos, que suplen déficits del organismo, muy comunes en los individuos con este diagnóstico.

 

¿Qué tan importante es la dieta especial en el autismo?

“Mi estimado amigo, el Psicólogo Clínico Aldo Barbero aclaró en un artículo para la Fundación Nuevo Día, lo siguiente: Se ha comprobado que retirar completamente los siguientes alimentos de la dieta de niños con trastornos profundos del desarrollo, ha tenido efectos moderados pero interesantes en su conducta” rememora Nuñez.

Para esta especialista, lo ideal es comenzar con la eliminación de colorantes, conservantes, azúcares refinadas, luego eliminar los productos lácteos (caseína), y por último se sugiere la eliminación del gluten. A continuación, Nuñez nos detalla esta lista.

Dieta Feingold (Eliminar)

  • Colorantes.
  • Glutamatos y Nitritos.
  • Azúcares refinados: al parecer sólo la Fructosa no produce efectos contraproducentes. No utilizar edulcorantes artificiales de ningún tipo.
  • Cafeína: que se encuentra en chocolate, café, té y refrescos (los cuales además contienen colorantes).

Dieta Libre de Caseína (CF)

Leche y sus de derivados: debido a su contenido de caseína, mantequilla, quesos (de cualquier variedad,), yogurt, helados, cualquier alimento que en su preparación contenga leche o sus derivados. Además, la caseína es un aditivo común en la industria alimenticia, lo que debe tomarse en cuenta al comprar los alimentos.

El consumo adecuado de calcio es un problema al eliminar los productos lácteos, sin embargo se puede sustituir por: jugo de naranja fortificado con calcio, salmón, vegetales verde-oscuro (espinaca), almendras. Un suplemento de calcio también podría ser útil. Se recomiendan 1500 mg/día de Calcio genérico.

Dieta Libre de Gluten (GF)

Gluten: es el componente de la harina de trigo que encontramos en pastas, pan, tortas etc. (incluso está presente en las harinas integrales).

No deben comer: el trigo, Bulgar (trigo seco y empapado), Durum, harina de pan, harina marrón, harina de granero, todas las harinas derivadas de trigo, la avena (contiene proteína similar al gluten de trigo), Cebada, Centeno, Triticale, Spelt, Semolina, Couscous, Almidón, Almidón Vegetal, Cereales.

Hay que tener cuidado con las sopas de sobre, las bebidas artificiales, los excipientes de las grageas etc. Acostumbrarse a leer las etiquetas de los alimentos.

Pueden comer sin restricción

Alimentos de origen vegetal (frutas, vegetales).

Alimentos de origen animal, proteínas como pollo, pescado y carnes (los mariscos tienen alto poder alergénico).

Maíz / Arroz, Fideos de arroz y H

Harina de arroz / Papas.

Nueces, almendras/ Yuca, harina de yuca, harina de alforfón, harina de sésamo y sorgo.

Granos (caraotas, lentejas etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *