Niños hiperactivos: siete deportes para ellos

Niños hiperactivos, todo el mundo habla de ello, pero a veces son sólo niños que necesitan jugar más al aire libre, que simplemente estar sentados frente a un aparato tecnológico. ¿Sabías que el medallista olímpico Michael Phelps fue diagnosticado a las 9 años de edad con déficit de atención e hiperactividad y que la natación fue el medio que hallaron sus padres para canalizar toda su energía?

Hoy como mamá de un a niña que ama correr, saltar, jugar y estar al aire libre, te recomiendo los siete  mejores deportes para niños activos o que han sido diagnosticados por sus médicos, como hiperactivos.

 

¿Qué caracteriza a los niños hiperactivos?

De acuerdo a la Psicóloga infantil, Ana Ruth “Los niños diagnosticados con hiperactividad y/o déficit de atención, les cuesta concentrase en una actividad. Son niños en continuo movimiento que se aburren rápido y por ende les cuesta autoregularse y controlar sus emociones ”.

Para estos niños el deporte es un alivio. Es una forma de drenar y focalizar su atención, una vez que se da con la actividad justa con el cual el niño se siente a gusto.

 

Mejores deportes para niños hiperactivos

Natación:

  • Saber nadar puede favorecer la socialización y la solidaridad; tener nociones de salvamento y poder ayudar en una situación real es un valor agregado en el aprendizaje.
  • Contribuye a aumentar cualitativamente la capacidad de esfuerzo físico en niños, condicionando una mejor respuesta cardiovascular.
  • Mejora la flexibilidad, coordinación, agilidad, velocidad y fuerza muscular.
  • El uso del bañador hace que se muestre la propia imagen, la real. Esto permite conocerse y respetar a los demás. Además, el contacto personal favorece las relaciones interpersonales y ayuda a superar miedos.
  • En niños con problemas neurológicos y parálisis cerebral, el medio acuático a 28 grados de temperatura hace que los músculos y el sistema nervioso pasen del estado de tensión al de relajación.

Ciclismo

  • Reduce la ansiedad y el estrés, por lo que es ideal para los niños con hiperactividad.
  • Crea vínculos sociales, lo que ayuda a tener un mejor desenvolvimiento con sus semejantes.
  • Fomenta el compañerismo, el respeto, la tolerancia y la solidaridad
  • Aumenta la resistencia y agilidad de los pequeños.
  • Mejora sus articulaciones, así como sus sistemas circulatorio y respiratorio
  • Estimula la coordinación y el equilibrio corporal.
  • Favorece el desarrollo intelectual. Algunos estudios  destacan que los niños que van a la escuela en bicicleta son más inteligentes.

Tenis

  • Sirve para descargar la energía que tienen acumulada por los nervios de ir al colegio, hacer los deberes, estudiar para un examen o por otros temas extraescolares.
  • El tenis es muy beneficioso para los niños nerviosos o hiperactivos,  ya que es muy intenso y aporta reglas y disciplina que tienen que cumplir si quieren seguir aprendiendo este deporte.
  • Con el tenis se consigue aumentar la fuerza muscular sobre todo en las extremidades del cuerpo.
  • También, en este deporte de raqueta, el niño mejorará su velocidad, agilidad, reflejos y flexibilidad.

Gimnasia

  • Fomenta la concentración.
  • Enseña la importancia del trabajo en equipo, el compañerismo y el respeto por los demás.
  • Aumenta la confianza en sí mismos y crea  un sentimiento de seguridad.
  • Corregi malas posturas.
  • Fomenta el equilibrio.
  • Desarrolla el sentido de la armonía y la estética.

Artes marciales

  • Facilita la concentración
  • Favorece el equilibrio cuerpo-mente
  • Trabaja el autocontrol
  • Canalizan la ira de forma sana
  • Aprenden disciplina, respeto y paciencia
  • Fomenta el aprendizaje y manejo de tiempos de espera

Atletismo

  • Ayuda a descargar todo la adrenalina y descargar energía
  • Mejor los hábitos de sueño
  • Ayuda a ingresar en la sociedad, haciéndole más colaborador y menos individual.
  • Potencia la creación y regularización de hábitos.
  • Mejora la agilidad, potencia los reflejos, aumenta la velocidad y refuerza la resistencia.

Yoga

  • Estimula el cerebelo para encontrar el equilibrio de las emociones
  • Enseña técnicas de respiración y control de ansiedad
  • Los niños aprenden a meditar y autoregularse
  • Enseña a los pequeños a expresar sus sentimientos en palabras de forma saludable
  • Mejora la postura y autoestima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *