Destete sin lágrimas

En Internet existe mucha información y grupos que promueven la lactancia exclusiva y prolongada, pero poco se comentan sobre el destete de la lactancia materna.

No ahondaremos en las razones por la cual una madre decide no dar más pecho a su hijo, son tan variadas y válidas como la que resuelve amamantar a su pequeño hasta los cinco años. Es cuestión de cada quien.

De acuerdo a Pilar Martínez autora española del libro “Destete sin lágrimas” lo importante  es tomar una decisión consciente y sin culpa.

Para esta autora, experta en consejería de lactancia materna y farmaceuta,  no existe una edad para el destete, afirmar lo contrario es una vil falacia. Tampoco es cierto que la leche materna luego de cierta edad del niño, ya no alimente. Todos son mitos.

Lo que si es cierto y debe quedar claro, es que amamantar es una decisión de entrega, que debe hacerse desde el amor y nunca desde la culpa o la rabia, ya que la leche materna no es sólo un alimento físico para nuestro bebé. Es una conexión emocional que alimenta su espíritu  y sus ganas de recibir el amor de mamá.

“Existen muchas formas de practicar el destete. Algunas madres comienzan con el destete nocturno, otras lo hacen en las mañanas porque el niño va al maternal y hay quienes lo eliminan por completo.  Sin embargo, yo apuesto por un destete consensuado. Esta es una decisión de dos. Quien lo da y quien lo recibe”. Afirma Martínez.

Destete respetuoso

La primera recomendación es que como madre te tomes el tiempo para evaluar los pro y los contra del destete y sobre todo, la edad de tu bebé. No es igual un destete en un bebé de menos de 6 meses que en un niño de 4 años que recibe alimentación complementaria a la leche materna.

Si ya estás decida a dar este paso, apóyate con la información especializada que te brinda tu pediatra en cuanto a fórmulas lácteas aptas para tu pequeño, así como la alimentación que debe recibir. Recuerda que la OMS recomienda la lactancia materna hasta los dos años y más, pero esta es tu decisión.

Para un destete respetuoso, muchas asesoras de lactancia y Doulas, aplican la fórmula “No ofrecer-no negar”, que consiste básicamente en: Si tu bebé te pide la teta dásela, para evitar que se sienta rechazado. Recuerda que hablamos del vínculo afectivo. Ahora si tu pequeño no te pide la teta, no se la ofrezcas, como seguramente sueles hacer para que se duerma o deje de llorar.

Ten en cuenta otra vez el tema del vínculo emocional. Para un destete respetuoso, no puede haber gritos, llantos o reclamos hacia tu hijo. Por el contrario, ese tiempo en que ya no estás ofreciendo el pecho llénalo con juegos, muchos abrazos, besos y te quiero.

Para evitar la mastitis, utiliza el sacaleche y ofrece tu leche materna en biberón o papillas según el caso. También puedes preparar ricos helados y sorbetes. Todo depende de la edad de tu niño.

No realices el destete junto a un cambio o proceso nuevo para tu hijo. Ejemplo: Dejar los pañales, inicio de guardería, mudanza, divorcio…

Se requiere de mucha paciencia para iniciar este camino. Gestiona tus emociones e identifica cómo te sientes con el proceso. El cambio no es sólo para tu bebé, es para ambos y como tal los dos deben hacerlo a su ritmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *