Crianza con apego, en qué consiste

El mundo está conociendo una nueva generación de padres dispuestos a no repetir los desaciertos que pudieron haber cometido sus progenitores por falta de información y se han amparado en una corriente de crianza fundamentada en el respeto mutuo, la empatía, la comunicación efectiva, el contacto físico constante y no-condicionado, el amor y la comprensión. Se han amparado en la crianza con apego.

“Esta corriente de crianza consiste, primero en el des-aprendizaje de antiguos conceptos basados en el autoritarismo y la represión como métodos de crianza y de enseñanza. Luego en la aplicación de nuevas y respetuosas maneras de abordar los conflictos, gestionar las emociones y promover la confianza. De esta manera podemos transformar, incluso las  experiencias más difíciles, en un verdadero aprendizaje”, explica Elvis Canino, co-autor del Libro Una Nueva Paternidad.

Elvis no sólo es escrito, también es padre, doula, terapeuta familiar y facilitador de talleres de crianza respetuosa. Para él, la crianza tradicional promueve y utiliza el autoritarismo, las privaciones y los castigos como métodos correctivos y educativos, además de recomendar la separación y una administración limitada de afecto a fin de prevenir la mal llamada “malacrianza”.

“En la crianza con apego hablamos de una verdadera autoridad, basada en el amor, la  comunicación efectiva, la comprensión y el respeto mutuos (que se aplican de manera bidireccional). En este estilo de crianza prevalece el diálogo respetuoso y jamás se castiga o maltrata a los niños”.

Crianza con apego no es crianza permisiva

Este estilo de educación se basa en el respeto, el amor,  la comunicación y la empatía. Por lo tanto, los niños criados bajo estos preceptos, entre otras cosas, crecen conociendo métodos no violentos para la resolución de los conflictos, tienen una  sana autoestima, por lo que son menos propensos a las adicciones o a la violencia. “Pienso que en una sociedad tan desequilibrada y violenta, como en la que vivimos, este tipo de crianza deja de ser una opción para convertirse en una necesidad vital”, Recalca Elvis.

El co-autor de Una Nueva Paternidad, también advierte de un punto importante, para quienes desean cambiar los paradigmas educativos. “No podemos confundir la crianza con apego, con la crianza permisiva. En la crianza permisiva no hay una comunicación efectiva, al contrario, se escucha muy poco al niño; se utiliza la complacencia material como método de evasión del diálogo”.

Para Elvis, cuando se educan a los hijos de forma permisiva y sin límites, el contacto y el afecto son reemplazados por el materialismo y por otras formas de evasión que sólo crean un sentimiento de vacío y ansiedad que tarde o temprano se ven reflejadas en la conducta de los niños.

5 pasos para comenzar  educar bajo este enfoque y 5 beneficios. 

1.- Respetar al niño: Normalmente los adultos exigimos respeto sin darlo. Y no se puede dar lo que no se tiene, el respeto impuesto “por las malas” no es respeto, es miedo.

2.- Escuchar con atención al niño: Normalmente hablamos y ordenamos muchas cosas sin escuchar al otro. Detenernos un momento a escuchar las necesidades del niño es la mejor manera de establecer los cimientos de una comunicación efectiva. Recuerden que la mejor manera de escuchar es estar a la altura del interlocutor y establecer contacto visual, por lo que recomiendo agacharse y mirar al niño, de forma amorosa, por supuesto.

3.- Dar tiempo de calidad: Dicen que Amor se deletrea T-I-E-M-P-O. En cualquier tipo de relación el pasar tiempo de calidad juntos es determinante para una vinculación y una comunicación sanas. La relación con nuestros hijos no es la excepción.

4.- Cultivar la paciencia: La paciencia es una herramienta indispensable en este tipo de crianza. Algunas personas dicen no tenerla, pero no saben que más que tenerla se necesita cultivarla, es como un músculo que necesita ejercitarse. La respiración consciente, la meditación y el Yoga son extraordinarias formas de ejercitarla y afinarla.

5.- Reconocer nuestras fallas, perdonar y pedir perdón: Muchas personas se acercan a este tipo de crianza después de haber pasado algunos años aplicando los castigos y la crianza autoritaria. Yo les recomiendo como primer paso pedir disculpas a sus hijos, los niños no saben de rencor, ellos son empáticos por naturaleza y perdonan fácilmente. Obviamente, nuestra disposición a mejorar no debe limitarse a palabras sino demostrarse con acciones. Reconocer y aceptar con humildad nuestras fallas, nos  convierte en una verdadera autoridad. Esa es una de las claves del verdadero liderazgo.

 

Origen de la crianza con apego

La Teoría del Apego tiene su origen en las observaciones realizadas a niños huérfanos después de la primera y segunda guerras mundiales, por parte el psiquiatra infantil John Bowlby. Éste explicó cómo y por qué los niños se convierten en personas emocionalmente apegadas a sus primeros cuidadores y emocionalmente angustiados cuando son separados de ellos. Ésta teoría, respaldada por las observaciones de la Dra. Mary Ainsworth y los experimentos del Dr. Harry Harlow y Konrad Lorenz, entre otros, influyen en el pediatra norteamericano William Sears, creador de la Attachment Parenting International (API), quien comienza a hablar de “Crianza con Apego”, además de demostrar los beneficios de la misma para el niño, la familia y la sociedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *