Cómo realizar un banco de leche materna

Muchas madres que deben volver al trabajo una vez finalizado su período de reposo postnatal, se preocupan sobre cómo alimentar a sus bebés que aún están en etapa de ser amamantados. La solución a esta inquietud es sencilla: un banco de leche materna.

Los bancos de leche caseros se usan para recoger la leche necesaria para el lactante. Este puede ser usado en casa, oficina o en la guardería, siempre y cuando se sigan las siguientes recomendaciones.

  •    Lava bien tus manos
  •    Usa recipientes lavados previamente y luego esterilizados.
  •    Si usas extractor de leche, asegúrate de esterilizarlo o lavarlo bien
  •    Usa envases de plástico para almacenar la leche. Nunca de vidrio.
  •    Colócale al envase la fecha y hora de extracción.
  •    Guardarla la leche materna inmediatamente en la nevera.
  •    Una vez en la nevera, elige un estante al fondo. En la puerta hay mayor cambio de temperatura al abrir y cerrar el frigorífico.
  •    Una vez fría, se puede congelar.
  •    Si has recogido mucha cantidad, se recomienda dividirla y congelar en un envase la cantidad necesaria para una toma: entre 50 y 100cc. De esta, manera no hay que desechar el sobrante. La leche descongelada, como los alimentos, no debe volver a congelarse.
  • Para usar la leche materna, puedes hacer dos cosas. Una,  sacar del congelador y pasar abajo en la nevera hasta que esté en estado líquida y luego calentar en baño maría. O dos, calentar directamente el envase a fuego bajo en baño maría hasta que este tibia. Lo importante es que  Nunca se debe dejar hervir.  

 

Otras recomendaciones para tu banco de leche materna

Si vas a extraerte leche en diferentes momentos a lo largo del día

  •    Seguir los pasos anteriores cada vez.
  •    Cuando la leche de dos o más envases estén fríos, a la misma temperatura, se puede juntar en el mismo envase.
  •    Se puede mezclar leche extraída en el plazo de 24 horas, pero luego se debe congelar.
  •    Siempre se rotula en este nuevo envase la fecha más antigua. Por ejemplo: si te has extraído a las 8 de la mañana, a las 16 y a las 22, en el envase apuntas la fecha, y la hora de las 8 de la mañana.

Si vas a extraerte leche en tu centro de trabajo

  •    Sigue los mismos pasos que acabamos de mencionar.
  •    Si tienes frigorífico, guárdala en él.
  •    Si no tienes, guarda la leche en una nevera isotérmica con acumuladores de frío.
  •    Para el transporte, usa siempre nevera isotérmica con acumuladores de frío.
  •    Al llegar a casa puedes guardarla en la nevera, si la vas a usar próximamente, o congelarla directamente.

Tiempo de conservación

–    A temperatura ambiente: 6 horas, menos en época de calor.

–    En la nevera: 48 -72 horas a 4ºC.

–    Congelador dentro de la nevera: dos semanas.

–    En congelador separado de la nevera: seis meses a -18ºC.

–    En congelador industrial: hasta un año.

Es importante que sepas que la  leche refrigerada o congelada tiene que calentarse a baño maría. No se puede verter directamente en una olla. Tampoco se puede calentar en microondas, ya que se destruyen algunos componentes de la leche materna.  De igual forma, la leche materna si se descongela es para dar la toma en ese momento. Si no, debe desecharse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *