¿Cómo funciona el baby led weaning?

El baby led weaning suele traducirse como alimentación complementaria autoregulada por el bebé; este método sigue la forma de pensar de la crianza con apego, en el que se asume la buena voluntad del bebé y se confía en sus capacidades.

De acuerdo a la directoras de NutriChild, Chabely Monteagudo y Mariana López, nutricionistas-Dietistas de la UCV, en este método “se le permite al pequeño conocer nuevos sabores, olores y texturas, ya que al respetar sus ritmos de hambre y saciedad, se evita que coman más de lo que necesita: además los niños serán capaces de comer equilibradamente, asentando hábitos saludables para el resto de su vida”

Algunas de las muchísimas ventajas que aporta este método, de acuerdo a esta nutricionistas, son:

  1. El niño aprende a asociar el placer con comer, evitando que relacione ideas negativas con la comida.
  2. Desarrolla los sentidos y la capacidad manual al conocer nuevas texturas, olores y sabores y manejar nuevas comidas.
  3. Se mejora la comunicación entre el bebé y los padres, ya que se presta atención a las necesidades del bebé confiando en su instinto y relajando la sensación de control.

Estas profesionales de la nutrición también acotan que el reconocido Dr. Carlos González, pediatría y autor de varios libros sobre crianza, alimentación y salud infantil, comenta que los bebes hoy en día sufren 3 destetes: Del pecho al tetero, del tetero a las papillas y de las papillas a la comida y cada uno representa un sacrificio.

“Con el método baby led weaning sólo pasarían un destete de manera natural y divertida aunque también se nos presentan algunas desventajas” apuntan Monteagudo y López.

Entre las principales desventajas de este método se destacan:

  • El reguero o desastre es terrible, terminan sucios bebé, silla, mesa, piso y sus alrededores.
  • Se atragantan mucho más que comiendo papillas o jugos, pero es transitorio ya que se acostumbran mucho más rápido de lo que creerías.

Consejos de NutriChild para iniciarte en el BLW con tu hijo

El mejor momento para comenzar con este método es antes del primer año, una etapa de gran crecimiento y de descubrimiento del mundo para el bebé; es importante que los niños puedan sentarse y mantener su cabeza erguida por su seguridad.

Hay que tener en cuenta las limitaciones del bebé y entenderlas, ya que la psicomotricidad del pequeño tarda en desarrollarse. Para ello se puede ayudar al bebé cuando tenga dificultades para comer algún alimento. Un error común es ofrecerles trozos muy pequeños para que no se atragante, pero un bebé de 6 meses no será capaz de tomarlos ni gestionarlos (morder, masticar, desplazar por la boca y tragar).

El bebé aprende antes a tomar porciones grandes y morder los bordes, más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza pudiendo agarrar pedacitos más pequeños.

Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, hay que usar el sentido común. Se trata de poner al alcance del pequeño comidas variadas, sanas y adecuadas a su edad, siguiendo el esquema de introducción de alimentos y ofreciendo primero los alimentos más gentiles con su tracto gastrointestinal. Con el pasar de los meses se introducirán nuevos alimentos y métodos de cocción.

Una preocupación muy común es si el bebé estará comiendo lo suficiente, los bebés son capaces de autoregularse, controlando las cantidades y horarios de comida, adaptándose a sus deseos, necesidades, progresos y avances con los sólidos. Es necesario pensar en la comida más alla del alimento, la alimentación complementaria -enfocada como Baby-Led Weaning- es un 10% alimentación y un 90% experimentación. Los bebés juegan con la comida, aprenden sobre colores, formas, pesos, texturas, olores y mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *