Cerebro de embarazada o Pregnancy brain

Han oido hablar del cerebro de embarazada o  Pregnancy brain, pues bien no hay que ser médico para saber que una mujer embarazada atraviesa por diversos cambios unos muy obvios a nivel físico y otros menos perceptibles a nivel hormonal y emocional.

Ahora lo que no muchos saben, es que las mujeres durante el período de gestación también experimentan cambios a nivel cerebral, conocido en inglés como ‘Pregnancy brain’, el cual se refiere a la “pérdida” de memoria o falta de concentración.

En el 2014 la periodista Silvia Taulés entrevistó para el diario El Mundo de España, a la  neuropsiquiatra Louan Brizendine,  quien afirmó que  “El cerebro de la mujer se encoge durante el embarazo. A los seis meses después del parto se recupera, y se vuelve más eficiente que antes.

El mismo proceso sufre la madre adoptiva. Es un fenómeno relacionado con la secreción de hormonas de vínculo afectivo. Además, se desarrolla mucho el área de protección y de eficiencia, pero en ese periodo la mujer está constantemente agotada y, en los tiempos que corren, muy estresada.

La biología les exige estar con sus hijos, no es una opción, es una necesidad, así que hay que luchar por las guarderías en las empresas y el horario flexible. Al niño le ocurre lo mismo, estaría con la madre hasta los 13 años el 100% de su tiempo”.

 

Cuestión de prioridades

Para Rosaluz Granada, madre primeriza  de gemelos, esto del cerebro de embarazada va más allá de los olvidos, despistes y falta de concentración. “Mis hijos tienen cuatro meses de nacido y durante el embarazo y ahora, todos mis pensamientos han estados enfocados en los morochos. No es que se me olvide hacer otras cosas, sino que mi prioridad son ellos”.

Esta priorización de actividades que experimenta el cerebro es necesaria para que la madre desarrolle su instinto materno y se prepare para los cuidados del bebé.

Según el portal informativo WebConsultas “El cerebro tiene una gran capacidad para adaptarse a las nuevas necesidades –como las que conlleva la maternidad–, y los cambios comienzan a producirse mucho antes del nacimiento del niño, potenciando las habilidades que permitirán a la madre cuidar de su hijo.

Así, un estudio realizado en Estados Unidos sugiere que la exposición a las hormonas durante el embarazo favorece que el cerebro se prepare para estar más alerta y más sensible a las necesidades del bebé, y que esto influye en una pérdida de memoria a corto plazo”.

 

Cerebro repotenciado

Así como se pierde el foco o  interés en cosas que antes ocupaban la mayor atención, con el embarazo y la llegada del bebé, el cerebro de la mujer gana nuevas competencias y habilidades, necesarias para la protección de su cría. En este sentido, el portal  El Parto es Nuestro, citando el libro “Maternidad y Parto. Nuestras ancestras y nosotras”, enumera los “nuevos cerebros”.

  • El cerebro multitarea: La maternidad mejora la memoria espacial y el aprendizaje. Un niño pequeño requiere una vigilancia constante y la capacidad de controlar mejor lo que ocurre a nuestro alrededor se empieza a desarrollar durante el embarazo.
  • El cerebro anti-estrés: Cualquier madre reciente es consciente del estrés que genera un recién nacido que necesita comer a menudo y que suele despertarse constantemente durante la noche. Una madre puede perder unas 700 horas de sueño durante el primer año de vida de su hijo. Tal pérdida de sueño sin el respaldo de un cerebro anti-estrés podría afectar negativamente a su salud y a sus capacidades diarias.
  • El cerebro social: La maternidad mejora las habilidades para el lenguaje no verbal, y parece razonable que esto sea así pues los bebés no van a ser capaces de hablar hasta pasado bastante tiempo.
  • El cerebro sin miedo: Todas las hembras se vuelven extremadamente agresivas y protectoras tras el parto. Son capaces de enfrentarse a animales mucho más grandes, ofreciéndose como señuelos para despistar al depredador.

 

Consejos para disfrutar tu nuevo cerebro

  • Practicar algún tipo de ejercicios para oxigenar el cerebro
  • Aprovechar las siestas
  • Llevar un ritmo de vida más tranquilo
  • Consumir los nutrientes y vitaminas indicados por el médico
  • Mantener una dieta balanceada

Disfruten de su nuevo y repotenciado cerebro porque su bebé loe agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *